Ventajas de la tecnología RFID

Las empresas están en búsqueda constante de nuevas formas de optimizar los procesos productivos, de encontrar nuevas tecnologías para ahorrar tiempo y costes en la cadena de suministros y logística y de poder tener un mayor control sobre los activos de su empresa.

Por ello, por ello cada vez más empresas están interesadas en la tecnología RFID y sus múltiples aplicaciones. Cada vez la tecnología RFID se amplía a más sectores como el de la alimentación, el de la automoción, o la industria química, entre otros muchos sectores. 

La tecnología en el sector retail, por ejemplo, cada vez se opta más por esta tecnología por radio frecuencia, que permite ahorrar mucho tiempo en la gestión de inventarios, además de otras ventajas. Se han dado cuenta de todas las mejoras que puede proporcionar en su cadena logística y lo están aprovechando. Por ello empresas como Inditex, El Corte Inglés o Mango ya utilizan este sistema.

Hoy queremos hablar de un tema que conocemos muy bien: la aplicación de la tecnología RFID. Explicaremos, además, su funcionamiento y todas las ventajas que puede aportar en una empresa.

Qué es el sistema RFID

Antes de comenzar a hablar de todas las maravillas que el RFID puede ofrecer a tu empresa, veamos qué es exactamente. Primero tenemos que destripar su significado: RFID son las siglas que, en inglés, hacen referencia a Radio Frequency Identification. Traducido significa identificación por frecuencias de radio. Se trata de un sistema de identificación. 

Para que puedas hacer una comparación familiar, el código de barras es otro sistema de identificación, pero a diferencia del método de las barras blanca y negras, la tecnología RFID utiliza ondas de radio para comunicarse con un microchip, por lo que se puede leer sin contacto directo ni es necesario que el tag RFID esté visible para poder leerlo. Este chip puede estar colocado sobre muchos tipos de soportes, como por ejemplo un tag o etiqueta RFID, una tarjeta o un transpondedor. 

Aunque el término RFID puede ser que no te suene tanto, seguramente estés utilizando su tecnología en tu día a día sin siquiera saberlo. Cuando pagas de manera automática en parkings o autopistas, cuando utilizas una tarjeta de acceso o cuando compras una camisa con contactless, estás usando la tecnología de identificación por radiofrecuencia o RFID.

La función de la RFID es identificar y transmitir información de un objeto a través de ondas. Para ello se sirve de una etiqueta RFID que le permite identificar, almacenar y transmitir los datos que contenga. La tecnología que se utiliza es la radiofrecuencia que funciona de la siguiente manera: la antena envía una onda de radio que activa el chip RFID, este devuelve la onda a la antena con la información que contiene a la antena y posteriormente el lector procesa esta información.

La codificación que tiene cada tag identifica de forma única cada uno de ellos, eso hace que aumente la seguridad del sistema. También, permite realizar la lectura de forma prácticamente instantánea, a distancia y sin necesidad de línea de visión. 

Estas características hacen que los trabajadores tengan mayor libertad para operar, aumentando la eficiencia al reducirse las operaciones que deben realizar. Por si todas estas características fuesen pocas, esta tecnología permite alargar la vida de las etiquetas, evitando que se dañen gracias a la lectura sin contacto y además, estas etiquetas RFID pueden incluso ser reescritas, alargando todavía más su vida útil.

¿Cómo funciona el sistema RFID?

Para instalar un sistema RFID necesitas como componentes básicos una antena, un lector y una etiqueta (RF-tag) RFID. Dependiendo del tamaño y la configuración de tu almacén, puede que también tengas que instalar arcos de lectura o portales RFID, que son soluciones completas de sistemas RFID que ofrece Dipole. Estos portales son muy útiles si necesitas una lectura o detección de objetos que van dentro de palets o carretillas. En cuanto pasan por una puerta o punto de acceso equipado con un portal RFID se detectan y no necesitas hacer nada más, esa lectura ya queda registrada. Se trata de una herramienta indispensable para construir un almacén inteligente. 

El lector, a su vez, se puede comunicar con el sistema central del cliente (ERP), donde se actualizan los datos instantáneamente. Además, todos ellos se transmiten de manera segura, por lo que se reduce cualquier posible error. Por eso muchos almacenes de logística ya están utilizando esta tecnología, ya que mejora la trazabilidad de los productos. Otro sector que ha visto las enormes posibilidades de esta tecnología es el de la sanidad, donde cualquier problema de comunicación de los datos podría tener graves consecuencias para el paciente.

Aplicaciones de la tecnología RFID

Las posibles aplicaciones de esta tecnología son inumerables igual que sus beneficios. Actualmente empresas de cualquier sector se interesan por sistemas RFID para mejorar sus procesos, y por eso no se le puede poner límite a las posibles aplicaciones que pueda tener el RFID. Aun así, hemos mencionado algunos de los sectores en los que la RFID ya ha supuesto un cambio a mejor, es necesario mencionar otros para los que también ha supuesto un gran avance:

Logística y control de inventarios

En este caso, es imperativo que todos los productos que entran y salen de un almacén (además de aquellos que se devuelven) estén documentados y registrados a la perfección. El sistema RFID permite eliminar los errores que se puedan cometer con otros tipos de sistemas. No podemos olvidar que los datos que se obtienen son instantáneos, por lo que también se agiliza mucho el proceso y se elimina el trabajo improductivo del personal.

Alimentación

En este sector hay que tener controladas las fechas de envasado y caducidad de los productos, esenciales para garantizar la seguridad de las personas que después los consumen. También se necesita llevar la cuenta del número de lote de esos productos, de manera que se sepa en todo momento dónde está hecho, distribuido y vendido. Así, en caso de que haya un problema y sea necesario retirarlo, pueda localizarse casi al momento.

Hospitales

Lo hemos comentado antes, pero para el control de productos sanitarios, así como de análisis y otras pruebas que se realicen a los pacientes, le etiqueta RFID puede ser de gran ayuda. También para los pacientes que ingresen en el hospital, cuya etiqueta ofrecerá a cualquier trabajador del recinto su historial completo. Las pruebas que se le vayan realizando se irán actualizando en ese mismo número, lo que mantiene informados a tiempo real a cualquier enfermero o médico que lo necesite.

Bibliotecas

La etiqueta RFID ayuda a tener un control de los productos que se encuentran en la biblioteca, de su código y de los que se llevan los usuarios. Permite saber si ya los han devuelto e, incluso, conocer las tendencias de consumo. En muchas bibliotecas hoy en día ya se pueden hacer las reservas y las devoluciones de forma automática con RFID sin la necesidad de que la gestión la haga una trabajadora de la biblioteca.

Ganadería

Este sector, como el de la alimentación, utiliza este tipo de tecnología para identificar el estado de cada animal, tanto cuando vive como cuando ha sido sacrificado.  Si ocurriese algún problema con los animales, ese número de identificación ayudaría a resolverlo lo antes posible. 

Control de accesos

La tecnología RFID en este campo sirve tanto para controlar el número de personas que entran como para saber si la entrada o pase utilizado es auténtico. Es extremadamente útil en congresos, ferias, accesos deportivos…

Industria

En este campo, su principal objetivo sería el de automatizar procesos, reducir errores y mejorar las condiciones laborales de los trabajadores. Así se consigue una empresa más eficaz, lo que repercute directamente en unos mejores resultados, mayores márgenes de beneficios y poder tener un escalado de negocio mayor.

Tiendas

Como hemos comentado al principio, el mundo del retail es uno de los sectores que vio claramente las posibilidades de identificar sus productos con etiquetas RFID. El objetivo era poder identificar todos los productos producidos, distribuidos, vendidos y devueltos y poder automatizarlos para evitar errores y reducir coste.

 

Ventajas de la tecnología RFID

Ahora que hemos explicado en qué consiste la tecnología RFID y sus aplicaciones, veamos qué ventajas puede generar en una empresa:

  • Almacenamiento de datos. La cantidad y el tipo de datos que se pueden almacenar en este sistema es increíblemente superior al de otras tecnologías. Podrás conocer muchos más datos sobre el producto, y podrán enviarse directamente al ERP, guardarlo en la base de datos o simplemente en un archivo con el formato que el cliente quiera.
  • Trazabilidad individual del producto. Identificando los productos individualmente con RFID puedes identificar individualmente cada producto a diferencia del sistema de código de barras convencional que da un número a todos los artículos que son iguales y no permite identificarlos individualmente. 
  • Precisión y fiabilidad en las lecturas. El sistema RFID puede soportar prácticamente todos los datos de grandes cantidades de stock. Esta fiabilidad y precisión hacen que la información que se genera sea la correcta, y aunque el volumen de etiquetas a leer sea elevado, se puede tener una lectura precisa en de gran volumen en segundos. 
  • Larga vida útil. Esta tecnología tiene la habilidad de adaptarse a todo tipo de condiciones ambientales y del entorno. Gracias a las etiquetas robustas diseñadas en Dipole podemos utilizar estas etiquetas en situaciones climatológicas complejas, a la intemperie o con temperaturas elevadas. 
  • Velocidad de lectura de datos. Un Sistema RFID puede hacer cientos de lecturas por segundo. Esta ventaja influye directamente en la productividad y la eficiencia de las tareas, sobre todo en situaciones donde hay que leer una cantidad de etiquetas elevada
  • Lectura de datos a gran distancia.  Una de las grandes ventajas del RFID es que se pueden hacer lecturas a gran distancia sin necesidad de contacto con la etiqueta y estando a varios metros de distancia.
  • Sin línea directa de visión. No hace falta que el producto sea visible, puede estar tapado por otros productos que la etiqueta RFID será identificada igualmente.
  • Evita roturas de stock. Se pueden configurar alertas especificas para cada cliente para evitar roturas de stock, con avisos cuando haya escasez de producto. 
  • Funcionan pese al polvo o a la suciedad. En lugares como almacenes, la acumulación de polvo o suciedad está a la orden del día y es algo, en realidad, inevitable. No suponen ningún problema para la tecnología FRID, ya que su capacidad de lectura no se verá afectada.
  • Poco sensible a la orientación. Con una buena configuración del sistema RFID, las antenas no necesitarán estar enfocadas directamente a las etiquetas para que puedan leerse. Estas simplemente deberán estar dentro del área de lectura de la antena.
  • Integración con otros sistemas de control. La mejor manera de obtener el mayor rendimiento de un sistema RFID es integrándolo con un software como lama para poder gestionar toda la información que se genera y poder sacarle el mayor partido. Además, también se puede sincronizar con cualquier otro ERP o sistema de datos que utilice la empresa.

Como has podido comprobar, el sistema RFID aporta muchas ventajas útiles y prácticas a los sistemas de logística. En Dipole nos dimos cuenta del enorme potencial que esta tecnología podía ofrecer, así que comenzamos a investigar para solucionar los problemas que tienen las empresas en cuanto a identificación, etiquetado y captura de datos. Gracias a los recursos de I+D, nuestro equipo ha desarrollado soluciones para más de 7.000 instalaciones en clientes finales, cubriendo todas sus necesidades. 

Si tienes alguna duda o necesitas asesoramiento para tu empresa o almacén, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te ayudaremos a encontrar la solución o el producto RFID que cumpla tus necesidades de negocio.

Formulario de contacto

¿Podemos ayudarte?
Encuentra la solución o el producto RFID que cumpla tus necesidades de negocio.
Pregúntanos para ayudarte a encontrar la decisión correcta.

Aceptar los términos es obligatorio.